Derecho Marítimo

El Derecho con rigor científico

¿Qué sería del aprendizaje sin la capacidad de cuestionamiento? Cuestionar el conocimiento, es quizá una de las partes más importantes del aprendizaje y es lo que además, nos permite forjar criterio propio.

Me surge otra pregunta ¿De qué sirve tener criterio propio en una rama de estudio, si no lo transmitimos?

Cuando escuchamos la palabra investigador científico, lo más probable, es que nuestra mente recreé a un científico dedicado al estudio de las ciencias naturales y es precisamente este pensamiento lo que ha situado al Derecho y demás áreas de estudio avanzado, en un estancamiento.

El Derecho como toda ciencia necesita del estudio dinámico y constante, por tanto, su vigencia y eficacia dependerán en gran medida de la labor del abogado investigador.

 

 Cito una valiosa frase del del Dr. Gabriel Álvarez Undurraga, en su libro, Metodología de la Investigación Jurídica: “…hace especial énfasis en formar un abogado con rigor científico, es decir, que enfrente la realidad jurídica con una posición que vaya más allá de lo que la dogmática jurídica le plantea, por lo tanto, que cumpla con un rol activo y creador de los procesos de búsqueda, adquisición y aplicación de los conocimientos”.

 

 Es por ello que quiero reconocer a mis amigos, colegas y sobre todo abogados investigadores, quienes aún siendo jóvenes, son profesionales influyentes y pioneros en sus materias: Maria José Garcia Zambrano, Argenis Rodríguez, Daniel Suarez, Diana Palmariello y Douglas Contreras. 


Todos me han inspirado, ellos no encajan en ningún molde y tú tampoco tienes que hacerlo.

Abg. Andreina Cruces Vivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *